Evitá que el calor reduzca tu productividad y aumente tu estrés

Es claro que el calor en exceso y en espacios reducidos produce sensaciones de ansiedad, estrés, desconcentración, nada agradables para cuando buscás descansar o debés trabajar.
Una exposición excesiva al calor puede comenzar a generarte lo que se conoce como estrés térmico, y se presenta principalmente cuando se percibe una pérdida de agua y sales esenciales.
El dolor de cabeza, los mareos y una sed acompañan a este estrés térmico que, por ende, ocasiona en quien lo sufre un rendimiento menor de sus capacidades para producir o mantenerse funcional.
De aquí la importancia de buscar métodos alternativos al aire acondicionado o a la ventilación natural, para que así en el lugar que ocupés exista una atmósfera cálida y amigable que fomente la productividad.
Los aislantes térmicos son un ejemplo de esto en espacios cerrados. Son materiales aptos que permiten la correcta respiración, sudoración y concentración al ofrecerte sensación de frescura y calidez sin importar la distribución del sitio.

Centroamérica no escapa de esta realidad, en especial cuando se acercan las diferentes temporadas de verano que asechan a sus poblaciones con sensaciones de bochorno y en otras ocasiones con temperaturas húmedas.
Instalar aislantes térmicos en las edificaciones facilita que el impacto del calor disminuya hasta en un 97% y que, en caso de frío, se pueda regular la temperatura, así el interior de los recintos sea más cálido.
¿La razón? Las láminas de aluminio del aislamiento reflectivo impiden que el calor penetre al interior, pues se convierten en “espejo” que refleja los rayos del sol, creando así un efecto rebote que aleja la intensidad del calor.

No pensés en estos productos como un lujo, si no como en una inversión enfocada en tu calidad de vida y/o la de tus empleados quienes de igual forma merecen un espacio óptimo de trabajo, según las normativas de la Salud Ocupacional.
Considerá que, en temporada calurosa, tus espacios deben mantener una temperatura aproximada a 26° y en temporada lluviosa, una temperatura cercana a los 21°.
Tus ambientes deben ofrecer sensaciones de confort aun cuando el clima quiera interponerse, para que así tu bienestar mental y físico permitan que el desempeño en tus actividades sea el indicado.
Sin dudarlo podés acercarte a consultar sobre los aislantes térmicos AP y AD que Prodex te ofrece para resolver y disminuir las incomodidades en tu sitio de trabajo u hogar.